Separaciones

La situación de separación de una pareja es una de las vivencias mas difíciles de tramitar para todo ser humano. Si bien habrá cuestiones que serán de índole particular para cada caso, hay toda una serie de estados emocionales que será necesario transitar.

Toda separación implica un afecto altamente penoso : el dolor. Este es de una intensidad mayor que la angustia y muchas veces es vivenciado a nivel del cuerpo como una fuerte opresión en el pecho o ahogo. Es importante destacar que esto va mas allá de si como se dice habitualmente “se llevaban remal” o “no se aguantaban mas”, los afectos de perdida de todos modos estarán presentes. Aun cuando la separación se deseaba.

Ahora bien, si el efecto de una separación es un afecto muy fuerte en intensidad, entonces tenemos que pensar que esto es así porque el lugar que ocupaba ese otro que ahora no está era un lugar que tenía por lo menos una función para nosotros. Esa función no es otra que la de otorgarnos cierta identidad, es decir, ubica de una determinada manera en el mundo : soy la pareja de…, el esposo de…, los fines de semana hacemos esto, en la semana lo otro, etc.

Por tanto, una separación implica, entre otras cosas, una crisis individual a nivel de los referentes identificatorios. Lo cual no es poca cosa. Es por ello que implica un proceso, que no es otro que un proceso de duelo. Será necesario una paulatina reconstrucción que reubique acerca del sí mismo, de los proyectos futuros y el seguir adelante.

Mas complicado será este proceso cuanto mas se halla sumido la vida de una persona a su pareja, es decir cuanto mas la vida de esa persona estaba en relación a su pareja. De allí los estados de depresión que se generan en algunas situaciones, ya que “que el otro no este” sería como quedarse sin nada.

Es fundamental poder poco a poco empezar a hacer “conciente”, a saber qué lugares ocupaba, qué funciones tenía ese otro que ya no está. Funciones en la vida diaria, en el presente, en la proyección del futuro , etc , ya que esto daría la orientación respecto a por dónde comenzar a procesar la pérdida y poder seguir adelante.

Los comentarios están cerrados.